Oficina CEER
 09-11-2010
FÍSICOS DE OURENSE DESCUBREN UN NUEVO ESTADO DE LA LUZ

El haz fermiónico tiene un comportamiento como el de las estrellas enanas blancas.

Los investigadores Humberto Michinel, Daniele Tommasini y David Novoa, físicos de la Universidade de Vigo en el campus de Ourense, han descubierto un nuevo estado de la luz que denominan luz fermiónica. Se trata, dice Michinel, de «una analogía que intentamos realizar basada en que las ecuaciones que describen cómo se comporta un pulso de luz denso cuando lo hacemos viajar en el aire son similares a las ecuaciones que describen la materia muy comprimida en una estrella enana blanca». La luz propagándose como pulsos muy intensos en el aire libre tendrá unas propiedades que matemáticamente son análogas a las de esas estrellas. Según la investigación hecha en Ourense, bajo ciertas condiciones, un pulso de un láser de potencia alta, al ser lanzado en el aire o en oxígeno, podría concentrarse en una burbuja de luz fermiónica que le permite recorrer largas distancias sin modificación. Por eso este descubrimiento se publica en la Physical Review Letters y en Physical Review Focus . Cuando este equipo pensó en hacer experimentos de luz líquida, buscó un sistema práctico y vio que lo lógico sería que los pulsos de luz viajasen en aire libre porque de lo contrario tendrían que hacer el vacío. De ahí que empezasen a investigar qué propiedades debería tener la luz viajando en aire frente a las que tendría haciéndolo en el vacío.
La aplicación de la luz fermiónica abre puertas en comunicaciones, en defensa o en detección de elementos en la atmósfera. En ciertas condiciones esos pulsos de luz mantendrán su forma intacta, sin esparcirse. Es como si lanzáramos perdigones con una escopeta. «Los perdigones se dispersan, pero somos capaces de conseguir que se concentren y viajen así en distancias ilimitadas», dice Michinel. Otro ejemplo, la tecnología Lidar, sistema como el radar que usa un láser en vez de ondas de radio. Inicialmente el programa de La Guerra de las Galaxias, en los ochenta, tenía que ver con la propagación de pulsos de luz muy intensos en la atmósfera para destruir objetos. Lo interesante, dice Michinel, es que la luz fermiónica posee propiedades predecibles mediante un modelo matemático. «Podemos hacer varios disparos de luz y concentrarlos en un pulso mucho más intenso. Pero podría ser al revés». Este hallazgo se llevará en breve al mundo real. Físicos como Yuri Kivshar, de Australia, o Bruno Lavorel, de Italia, lo ven «sorprendente».

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es